14 dic. 2013

Flores de Pascua

Diciembre, Navidad... muchos hogares acaban decorados con la famosa flor de Pascua. Si en tu casa sueles tenerla recuerda no dejarla al alcance de tus pequeños alados si no quieres que se intoxiquen.

Los agapornis suelen picotear todo lo que les llama la atención y si acaban haciéndolo con esta planta, aunque sea en pequeñas cantidades, podrían incluso morir.
Los principales síntomas de una intoxicación son problemas gástricos, a nivel respiratorio, cardiaco y/o neurológicos.

Si tu pequeño ha mordido esta planta ponte en contacto con tu veterinario de exóticos cuanto antes, te indicará las pautas a seguir y si es necesario te dirá que acudas a la consulta.

Además de la flor de Pascua, hay otras plantas que también debes tener alejadas de las aves, consulta la lista en este enlace.

No la dejes a su alcance

16 nov. 2013

Limpiando y desinfectando

Lavar y desinfectar
La limpieza de los accesorios de nuestros agapornis es muy importante y no debemos descuidarla, no bastará con usar agua con jabón, de vez en cuando echaremos mano de la lejía con el fin de desinfectar sobre todo la jaula.

A diario tendremos que lavar con agua y lavavajillas, el que utilices normalmente servirá, tanto comederos como bebederos y por supuesto no olvides limpiar también la bandeja donde el ave hace sus necesidades y la rejilla si la hubiera. Acláralo todo bien antes de que lo vuelva a usar el pájaro.
Con este acto lo que estaremos haciendo es quitar la suciedad pero no mataremos los posibles gérmenes que puedan haber, por eso la lejía juega un papel fundamental.

Una vez al mes será suficiente para desinfectar comederos, bebederos, jaula, juguetes y perchas (que no sean de madera)...
Primero habrá que limpiar con agua y lavavajillas los accesorios y después procederemos a su desinfección.
Diluye la lejía en agua y con un trapo o estropajo limpia minuciosamente cada cosa, recuerda hacerlo en un lugar ventilado. Después hay que aclararlo con abundante agua y secarlo todo muy bien, si puede ser al sol mejor que mejor.

Por supuesto no dejes que el agaporni use nada que acabes de desinfectar, sobre todo si no está seco completamente o si todavía se nota el olor a lejía.

Los juguetes o perchas de madera no es bueno estar mojándolos a menudo para su limpieza, además que dependiendo del producto usado para desinfectarlo podríamos intoxicar al ave ya que es bastante difícil secar dicho material, por lo tanto lo mejor será ir reemplazándolos por otro nuevo.

Recuerda seguir una rutina a la hora de la limpieza porque de ello también dependerá la salud de los animalillos.

5 nov. 2013

Cuidado con las plantas

Hay plantas que son tóxicas para nuestros agapornis, así que ten mucho cuidado y si en casa sueles tenerlas, no las dejes a la vista de tu pequeño amigo porque muy probablemente tendrá la tentación de acercarse o incluso picotearla.

PLANTAS/ÁRBOLES TOXIC@S

Acacia blanca, acebo, acederilla, aleluya, trébol acedo, acónito, adelfa, adormidera, aguacate, albaricoque, melocotón, alheña, altramuz, lupino, amanita, amaranto, bledo, arce cólquido, arisaema, cebolla de pantano, arvejón, haba, asclepia, astrágalo, ave del paraíso, cabalongo, planta del coral, poinciana, azalea, azucena, banderita española, beleño, beleño falso, belladona, berenjena, boj, bola de nieve, bonetero, evónimo, cala, caladio, castaño de indias, castaño loco, castaño falso, celastrus, falsa dulcamara, celinda, falso jazmín, jeringuilla, cerezo, chumbera, cica, cicuta, ciruelo, clemátide, cohosh blanco, ojos de muñeca, colocasia, oreja de elefante, copa de oro, crocus, crotón tiglio, difembaquia, digital púrpura, dedalera, dondiego de noche, enebro, espino negro, aladierno, arraclán, espuela de caballero, albarraz, estramonio, higuera loca, trompetilla, ficus, filodendro, fitolaca, hierba carmín, flor de Pascua, poinsettia, estrella de Navidad, gelsemio, jazmín amarillo, glicina, gloria de la mañana, guisante de olor, helecho común, heliotropo, verruguera, hiedra, hiedra venenosa, hierba de San Cristóbal, cristobalina, hortensia, jacinto, junquillo, lampazo, bardana, laurel de las montañas, laurel tóxico, carisa, laureola hembra, mecereón, matacabra, lila de las indias, lirio, lirio de los valles, muguete, lobelia, matacaballos, lupulina, mal de ojos, marihuana, melón amargo, menisperpum, parilla, mimosa, narciso, ornitógala, leche de gallina, parra virgen, patata, peonía, peyote, poleo, menta-poleo, poto, prímula, primavera, hierba de la parálisis, ranúnculo, regaliz americano, ojo de cangrejo, jequirití, ricino, higuera del diablo, roble, roble venenoso, rododendro, romaza, acedera, lengua de buey, ruibarbo, salvia, saúco mejicano, senecio jacobeo, hierba de Santiago, solanum de Carolina, tabaco, tejo, tomate, tomaticos, cerezo de Jerusalén, naranjillo, trébol blanco, tulipán, vinca, vincapervinca, vinca menor, zigadenus, zumaque venenoso.

PLANTAS/ÁRBOLES NO TÓXIC@S

Abeto, acacia, aralia, árbol de angélica, abedul, eucalipto, haya, planta del caucho, fresno, alerce, magnolio, manzano, haya falsa, peral, pino, álamo, chopo, sauce, árbol pulpo, olmo, abelia, piña, ananas, madroño, nolina recurvada, pie de elefante, begonia, agracejo púrpura, bérbero, buganvilla, camelia, carissa, ciruela de Natal, cornejo, dalia, olivo de bohemia, olivo ruso, gardenia, toyón, hibisco, rosa de China, alegría, nandina, andrómeda, helecho pteris, espino de fuego, rosal, saúco, lilo, ajo, flor de lis, azucena híbrida, planta de jade, planta del dinero, echeveria, cactus de Pascua, pluma de Santa Teresa, Cactus de Navidad, aloe, palmito, cordyline, palo de agua, palmera datilera, yuca, ciso, ginura, ortiga de terciopelo, flor de cera, kalanchoe, madreselva, flor de la pasión, pasionaria, jazmín de estrella, jazmín de leche, parra, vid, adianto, eneldo, afelandra, fatsia, aralia, gayuba, margarita africana, esparraguera africana, aspidistra, nido de ave, calamento, albahaca de monte, caléndula, aciano, azulejo, oreja de ratón, manzanilla, cinta, achicoria, cardo, cóleo, eugenia, fittonia, clavelito de amor, lirio de la mañana, iresine, lisimaquia, maranta tricolor, melisa, toronjil, menta, hierbabuena, menta piperita, helecho, peperomia, petunia, madreperla, pilea, helecho de cuerno de alce, rafiolepis, ruellia, violeta africana, cola de burro, siempreviva, rosario, gloxinia, capiquí, picagallina, consuelda, tagetes, clavelón de la India, damasquina, diente de león, tradescantia manchada, capuchina, pensamiento silvestre.

Vigila qué plantas tiene a su alcance

Si el pájaro llega a ingerir algún trozo (por pequeño que sea) de las plantas citadas como tóxicas, vigila su estado general y ponte en contacto con tu veterinario de exóticos para que te recomiende si es necesario acudir a la clínica.
Los principales síntomas de una intoxicación son problemas gástricos, a nivel respiratorio, cardiaco y/o neurológicos.

30 oct. 2013

Libros

Si te gustan los agapornis no pueden faltar en tu estantería estos dos libros dedicados a ellos.

Del autor Dirk Van den Abeele

Sus títulos son "El inseparable o agapornis" y "Agapornis". Están escritos por Dirk Van den Abeele, un apasionado de las aves que desde niño ha estado investigando sobre todo lo que rodea a este animal, y así lo ha ido plasmando en sus libros.

El inseparable o agapornis consta de 64 páginas y en él encontrarás información sobre los cuidados, alimentación, comportamiento, salud...

En Agapornis también aparecen datos básicos pero el autor se ha centrado en las especies que existen, así como las subespecies. Se describen todas las mutaciones que existen de una forma comprensible, prestando atención a la genética y a los patrones de herencia. Uno de los libros más completos sobre este tema, con preciosas ilustraciones en sus 304 páginas.

Dos libros de compra casi obligada para cualquier amante de los agapornis.

16 oct. 2013

Dimorfismo sexual

Distinguir el sexo de nuestro agaporni no es fácil, para ello seguiremos algunos de estos métodos.
Cuando hablamos de dimorfismo sexual nos referimos a variaciones en la fisonomía externa entre machos y hembras de una misma clase.
Existen tres especies con las que podremos saber a simple vista si estamos ante un ejemplar de un sexo u otro.
He aquí una lista de ellas y una guía con las diferencias entre ambos géneros:

Agapornis Canus:

Agapornis Canus - El macho se encuentra en la parte superior

Esta es la más evidente de las tres. Mientras que el macho tiene la cabeza y el pecho grisaceos, la hembra tiene el plumaje de estas zonas verde.

Agapornis Taranta:

Agapornis Taranta - Hembra a la izquierda

La hembra tiene la cabeza totalmente verde, por otro lado, el macho tiene la frente y los anillos oculares rojizos.

Agapornis Pullarius:

Agapornis Pullarius - El macho se encuentra a la derecha

En el caso de los Pullarius, el macho tiene la parte frontal de la cara roja, terminando en una línea muy marcada. Sus plumas interiores son azules y las de la cola tienen un aro rojo y negro. La parte frontal de la cara de la hembra es anaranjada y termina en un fundido con el verde del resto de la cabeza.

14 oct. 2013

¿Es hembra o macho?

¿Hembra o macho?
Distinguir a simple vista si un agaporni es de un sexo u otro es una tarea bastante difícil.
Hay algunas diferencias entre ellos, pero sólo cuando se dispone de una cierta experiencia sabremos apreciarlas mejor.

  • Las hembras suelen ser más grandes que los machos.
  • La cabeza en ellas es más redondeada que en ellos.
  • El pico también es más ancho y de mayor tamaño en una hembra.
  • En el anillo ocular pasa lo mismo, será más grande en ellas.
  • Los huesos de la pelvis es lo que más se suele mirar para distinguirlos. Las hembras los tienen por regla general, más separados y redondeados que los machos, esto es así para que los huevos los puedan poner mejor. Piensa que puede darse el caso que los huesos pélvicos no se ensanchen hasta que ponga un huevo y por lo tanto al palparla podríamos pensar que es un macho. Dicho espacio suele permitir que un dedo quepa en hembras.
  • Una hembra es mucho más agresiva y territorial que un macho, tiene que defender su nido. Será la encargada de incubar los huevos y únicamente lo abandonará para alimentarse o hacer sus necesidades.
  • El nido será elaborado casi en su totalidad por una hembra, aunque no tiene por qué ser así siempre.
  • Ver un huevo en la jaula teniendo un sólo agaporni, sin dudas será hembra, aunque el huevo por lógica no estará fecundado. Si tenemos una pareja y vemos huevos, no tienen por qué ser necesariamente macho y hembra. Habrá que verificar si el huevo está fecundado para saberlo al 100%.

La única manera de saber casi con total seguridad el sexo de nuestras aves es haciendo una prueba de ADN.
En nuestro veterinario de exóticos podemos pedir que les hagan un análisis de sangre o plumas. También se puede realizar una pequeña operación donde se introduce una cámara para ver los órganos reproductores, pero teniendo en cuenta que hay otras opciones que no suponen ningún riesgo para el animal, este será el último recurso en el que pensar.

En internet hay sitios que ofrecen este servicio, nosotros seremos los encargados de arrancarle unas cuantas plumas al pájaro, mandarlas para que las examinen y en apenas unos días recibiremos la respuesta a nuestra duda.
Las plumas que usemos deberán ser quitadas en el momento de mandarlas, si no te ves capacitado para realizar esta tarea, opta por ir al veterinario aunque sea más caro.
Hay que sujetar al agaporni con firmeza pero sin hacerle daño y tirar de la pluma levemente. Nunca utilices para sexar al ave plumas que se le hayan caído ya que no aportan ninguna fiabilidad.
Ponte en contacto con el laboratorio al que vayas a mandarlas ya que te aconsejarán de dónde quitarlas, cómo enviarlas sin que se contaminen y puede que recibas un "kit" donde meterlas para mayor comodidad y seguridad.

Por último mencionar que hay algunas especies de agapornis con dimorfismo sexual (sólo con mirarlas sabremos el sexo), aunque no son muy comunes de encontrar.
Y que hay pollitos que nacen autosexados pero sólo ocurre en la especie Roseicolli.

28 sept. 2013

Juguetes, este sí, este no

A la hora de elegir los juguetes para tu agaporni debes tener en cuenta algo muy importante, no todos los que venden son adecuados para él.
A parte de mirar el material que lo compone, la distracción que pueda ofrecer... fíjate si el juguete está ideado para loros grandes o pequeños, normalmente en el propio juguete se especifica para qué aves está proyectado.

Puede parecer algo sin importancia pero no lo es y para explicarlo mejor he escogido esta torre que aparece en la imagen.

Torre para loros medianos y grandes

Esta torre de metacrilato ofrece diversión a la vez que desarrolla la inteligencia del ave.
En la parte superior hay una abertura por donde podemos meter una chuche (un trozo de fruta, mijo...), cada vez que estire de una de las 3 palancas su premio irá cayendo hasta que sea accesible para el pájaro. ¿Suena bien no?
Si tuviéramos un loro mediano o grande sí, pero para un agaporni este juguete podría ser un peligro.
En la imagen de la torre he señalado en rojo las dos partes por donde, debido al tamaño de nuestro pájaro, se metería llegando a poder quedar atrapado con riesgo de asfixia.

Dicha torre tiene unas dimensiones pensadas para que un loro grande no quepa por esos agujeros y por lo tanto se vea obligado a interactuar con ella para sacar su recompensa.
El agaporni, aparte de no llegar a las palancas, como he dicho antes intentará meterse en los huecos.

Conclusión, esta torre es perfecta para loros medianos y grandes, para nuestros queridos agapornis, busca juguetes donde se indique que están planeados también para loros pequeños.

19 sept. 2013

Espejos

Uno de los juguetes que solemos ponerles a nuestros pájaros es un espejo ¿pero sabías que podría llegar a ser perjudicial para tu agaporni?

Nyah mirándose en el espejo

En primer lugar, el agaporni podría cortarse con los bordes del espejo o con trozos que pudieran desprenderse de éste en caso de que haya sido diseñado con materiales frágiles. Por ello, evitaremos proporcionarles espejos que tengan las aristas al descubierto y comprobaremos regularmente que estén intactos.

Segundo, aunque es más probable que ocurra entre ejemplares que convivan sin compañía de otras aves, nuestra mascota podría llegar a pensar que "al otro lado" del espejo se encuentra otro agaporni, obsesionarse con el objeto y tratarlo como si fuera su pareja, regurgitándolo o montándolo.
El agaporni podría ver también en ese "otro" pájaro una amenaza con la que competir por el control del territorio (la jaula).

Llegado alguno de estos dos casos, retiraríamos el espejo con el fin de evitar daños físicos, estrés y otros trastornos psicológicos.

12 sept. 2013

¿En pareja?

Simplemente sí, si podemos hacernos cargo de una pareja de agapornis siempre será mejor para ellos que vivir sin la compañía de un pájaro de su especie.
No olvidemos que a estas aves se las conoce como los "inseparables" debido a que una vez forman pareja, crean un vínculo tan fuerte que después es difícil o imposible verles tan unidos a cualquier otro agaporni.

¿Cuales son los beneficios?
Si son papilleros aprenderán el uno del otro, a veces les cuesta habituarse a nuevos alimentos, a pequeños cambios en su día a día como la adaptación del paso del fauna box a la jaula... es ahí cuando tenerse el uno al otro les ayudará a "superar" y aceptar todo lo que esté por venir.
Los agapornis suelen copiar lo que ven hacer a su compañero, si uno de ellos no termina de comer por ejemplo, verdura, en cuanto vea a su pareja probarla acabará ingiriéndola tarde o temprano.
Y así ante cualquier situación que deban afrontar, ya sea aprender a subirse a las perchas, no temer a personas, jugar en sus nuevos juguetes...
El hecho de que crezcan juntos ayudará mucho a su relación y al aprendizaje mutuo.

Presentar a dos agapornis adultos costará un poco más pero si son de distinto sexo no tendrá por qué dar grandes problemas. Seguir una correcta socialización facilitará las cosas y acabarán formando una pareja inseparable.

Nyah y Jill, inseparables aunque sólo sea fuera de la jaula

Ten en cuenta que si juntas dos agapornis de distinto sexo, si no tomamos ciertas precauciones como no ponerles un nido, casi con seguridad tendremos huevos, nuevos pollitos a los que criar y buscarles un hogar si no vamos a poder quedárnoslos.
Si decides quitar los huevos para evitar que los incube, la hembra estará teniendo un desgaste físico para nada, por eso es muy importante saber qué debemos hacer para reducir al máximo las posibilidades de que hayan puestas.

Otro punto que no debemos pasar por alto es el tema de los híbridos, juntar agapornis de distintas razas da lugar a que en un futuro desaparezcan las razas principales, además dependiendo de las razas que juntes si lo haces con intención de criar pueden haber huevos infértiles y una vez más estaremos poniendo la vida de la hembra en peligro si no cesa de ponerlos.

Si finalmente optas por tener un sólo agaporni deberás prestarle mucha más atención, no bastará con llenarle la jaula de juguetes o dejarlo a su antojo volar fuera de ella. Necesitará que le mimes, que le hables, que le enseñes, que le diviertas... estando en pareja no le faltaría carencia afectiva y si no vas a poder estar por él, entonces mejor no plantearse tenerlo solo.

El agaporni verá en ti a ese amigo/pareja que todos buscamos en la vida, creará contigo un vínculo estrecho si sabes prestarle atención.
Se dejará coger, acariciar, te pedirá que le dediques tu tiempo... hay personas que una vez establecen tan buena relación con el ave, no quieren que tenga una pareja porque temen que todo eso acabe.
No seamos egoistas, un agaporni por muy bien que se lleve con nosotros, jamás podrá percibir lo que es realmente el hecho de estar en pareja si no es con un ave de su misma especie.

Es muy bonito que te vengan detrás y se te suban en el dedo captando tu atención, pero más bonito es aún ver como se acicalan entre ellos,como se acomodan uno junto al otro a la hora de echarse la siesta o como hacen travesuras juntos.
No dejes que el egoismo te pueda y siempre que sea posible, que tu agaporni viva en pareja.

Os dejo con un vídeo de mis pequeñas donde aparecen dándose mimos, aunque más bien es Jill la que busca a Nyah para acicalarle.

16 ago. 2013

Peso y altura del agaporni

Si bien la altura de un agaporni adulto variará según la especie, éstos podrán alcanzar unas medidas que van desde los 13 centímetros en los Lilianae hasta los 17 en los Roseicolli.
La forma adecuada de medirlos es desde la cabeza hasta la parte final de la cola.

"¿Cuánto mediré?"

En cuanto al peso, las variaciones entre especies son mayores que con la altura. Así, por ejemplo, el peso de los Personata y los Fischer adultos oscila entre 40 y 50 gramos, los Roseicolli de 50 a 60 o los Pullarius de 38 a 42 gramos.
Debemos tener en cuenta que hay varios factores que pueden alterar estos valores, desde la alimentación a enfermedades o, simplemente, la genética del propio animal.
Por tanto, una variación de unos pocos gramos en cualquiera de los dos extremos no es indicio de delgadez u obesidad.
Es recomendable pesar al agaporni a diario cuando es pollito y está siendo empapillado y al adulto de vez en cuando, nosotros lo hacemos semanalmente.

8 ago. 2013

¿Cómo y cuánto duermen?

Los agapornis suelen pegarse alguna que otra siesta durante el día pero al caer la noche necesitan de unas horas de descanso como es natural.
Si les acostumbramos a una rutina en este aspecto, sabrán que ha llegado la hora de dormir y para ello lo mejor es "acostarles" a la misma hora cada día y en un ambiente sin ruidos y si puede ser sin luz.
En la habitación donde tengamos la jaula deberemos evitar ponernos a hablar, ver la tele... o será imposible que puedan descansar a gusto, se alborotarán y empezarán a piar.

Lo ideal es que duerman de 8 a 12 horas diarias, podemos meterles en la jaula sobre las 8 de la tarde y ellos mismos decidirán al día siguiente cuándo despertar.
Normalmente en cuanto amanece empiezan a piar, si queremos que no sean ellos los que nos despierten con sus cantos, colocaremos una manta, sábana, tela... tapando la jaula, así dormirán alguna hora más.

La "cama" de cada agaporni depende de ellos, unos eligen una percha, otros un juguete, algunos optan por tumbarse en el suelo de la jaula... hasta el propio comedero pueden convertirlo en su sitio de relax.

Durmiendo en una rama
Descansando sobre el columpio






















A veces inclinan la cabeza hacia atrás o duermen apoyados de una sola pata.

Soñando juntos

Existen unas camas-nidos que podemos ponerlas en la jaula, pero debemos saber que si tenemos una hembra corremos el riesgo de incitarla a la puesta de huevos.
Además, el material de dichas camas no debe estar deshilachado para que no se enreden las patas con los hilos ya que podrían acabar, en el peor de los casos, con amputaciones.

Cama-nido

Otra curiosa forma que tienen de dormir es agarrados a los barrotes de la jaula tal como se aprecia en las siguientes imágenes donde aparece nuestra pequeñaja.

¿Postura cómoda?
Dulces sueños Jill

En ocasiones y sobre todo a la hora de la siesta, no de noche, les oirás parlotear.
En el caso de nuestras agapornis suelen hacer diversos sonidos, imitar palabras que han aprendido y contestarse la una a la otra piando.
Cuando Jill echa la siesta lo suele hacer metida en su cama, en cambio de noche prefiere dormir sobre una percha.


Recuerda respetar siempre el descanso de tu pájaro y debes saber que si se pasa el día durmiendo seguramente sea por enfermedad, en ese caso tendrás que consultarlo con tu veterinario de exóticos cuanto antes.

14 jul. 2013

Cuidado con las puertas de la jaula

Los agapornis aparte de inteligentes tienen mucha fuerza con el pico y si se lo proponen podrían llegar a abrir las puertas de la jaula.

Podemos evitar que esto suceda poniendo candados pero deberemos tener las llaves cerca por si hay que abrirles en caso de urgencia, que se hayan hecho daño con algún juguete, por ejemplo.
También nos sirven estos candados que encontrarás en tiendas de animales.

Candado Ferplast

Para abrirlo o cerrarlo basta con estirar de una pequeña palanca, imposible de accionar por el propio pájaro.
Mide 4,9 centímetros de largo y 2,1 centímetros de ancho. Y lo venden en dos colores diferentes, dorado y cromado.

También debemos tener cuidado con las jaulas que incluyen comederos como estos.

Comedero giratorio

Están bien ideados porque podemos rellenarlos o vaciarlos sin necesidad de abrir la jaula, pero os voy a contar mi experiencia con ellos.

Nyah y Jill con el tiempo aprendieron a desencajarlos del soporte, tiraban el comedero al fondo de la jaula y el pienso se echaba a perder, pero eso no es lo peor.
Se quedaban en el hueco que quedaba en su lugar y sólo les bastaba mover la palanca que hacía que se pudiera girar para salir de la jaula.
Aunque por suerte jamás se dieron cuenta que podían hacerlo, el miedo a pensar que lo terminarían consiguiendo hizo que les quitáramos los comederos y tapáramos los huecos con unas rejillas.

No te lleves un disgusto, recuerda, ten en cuenta estas advertencias a la hora de tener a tu agaporni en una jaula.

10 jul. 2013

Tomando el sol

Un agaporni que viva dentro de casa tendrá más dificultades para recibir la luz directa del sol que otro que viva en el exterior.

Los rayos del sol les proporcionan la vitamina D, esencial para metabolizar el calcio.
Pero no bastará con dejarlos al lado de una ventana cerrada porque el cristal no dejará pasar los UVB.
Como prueba podéis ver el siguiente vídeo grabado por Vetex, donde demuestran que los rayos ultravioletas son más altos recibiéndolos directamente. Para ver el vídeo pulsad aquí.

Cuando un agaporni pasa por el proceso de la puesta de huevos necesitará más que nunca beneficiarse de la vitamina D, tanto para que la madre no se descalcifique como para la correcta formación de huevos y embriones.
La insuficiencia de dicha vitamina dará lugar a serios problemas en la salud del ave. Retención de huevos, deformación esquelética, posibles fracturas y debilidades óseas, daños en pico y uñas o incluso mayor probabilidad a padecer tumores.

El sistema endocrino también saca provecho de los rayos solares. La piel y las plumas se desarrollan mucho mejor en un pájaro que ha sido expuesto al sol.

Cada día durante unos 20 minutos, deja la jaula cerca de un ventana abierta o en un balcón, no sin antes asegurarte de que las puertas de la jaula están cerradas.
Si hay viento o aire y por mucho sol que pueda recibir, será mejor que esos días no le tengamos expuesto a los rayos solares. También tienes que tener precaución con el calor extremo, no dejes al agaporni al sol si la temperatura es muy alta, más de 30º C, o podría sufrir un golpe de calor.

Si tu agaporni no tiene la posibilidad de recibir la luz natural directamente, puedes ponerle una bombilla específica que encontrarás en tiendas de animales o en algunos centros veterinarios. Evita aquellas que sean para terrarios o acuarios ya que no cubrirán las necesidades que precisan nuestros pequeños.

Nyah tomando el sol

1 jul. 2013

Tiendas online

En pocas tiendas físicas encontraremos variedad y calidad a la hora de comprar alimentos o accesorios para nuestras aves.

Por suerte tenemos la opción de hacer compras online, os dejo unas cuantas webs donde venden bastantes productos y a buenos precios.

» Arrobaparktienda.com

» La casa de las mascotas

"Cómprame muchas cositas"
» Mascota Planet

» Mascota Sana

» Mascotas 1000

» Mascotanature

» MultiMascota

» Pajaros Park

» Petclic

» Tienda Animal

» Zooplus

De las tiendas mencionadas puedo recomendaros por experiencia propia a Pajaros Park, Tienda Animal y Zooplus. Suelo comprar a menudo en estas tres y todo perfecto, salvo algún caso puntual donde a habido alguna incidencia y la han resuelto de inmediato.

23 jun. 2013

Nombres

¿Aún no sabes qué nombre vas a ponerle a tu agaporni? Vamos a ayudarte un poco y a ver si con suerte encuentras en esta lista alguno que te guste para tu pequeño amigo.
Los nombres en verde están indicados para ambos sexos, en azul para los machos y rosa para hembras. Aunque siempre puedes optar a ponerle el que más te guste independientemente del sexo, sólo es una orientación.

Algodón, Canela, Chispa, Chispita, Curro, Elvis, Iris, Júpiter, Kenny, Kiko, Kiwi, Krusty, Linda, Logan, Lucas, Mateo, Nico, Pancho, Perdigón, Pinky, Piolín, Pulga, Simón, Spike, Taz, Teo, Turbo, Wally, Wanda, Wilma, Zafiro, Zeus.

Piolín

Ponerle un nombre japonés conociendo su significado le dará un toque distintivo a tu ave.

Daiki (ser excelente, sofisticado)
Hayate (hábil)
Hikaru (brillar, resplandecer)
Haruto (alegre, enérgico)
Ichiro (primer hijo)
Jiro (segundo hijo)
Kichiro (hijo afortunado)
Kenta (sano, vigoroso)
Kazuki (esperanza, deseo)
Tomoya (listo, inteligente)
Yuma (tranquilo, sincero)
Yudai (amable, cariñoso)
Naomi (bello)
Sayumi (princesa)
Harumi (flor, belleza de Primavera)
Yuna (poder)
Mizuki (bonita luna)
Megumi (bendecida)
Misaki (flor hermosa)
Oshin (flor, amor)
Saiko (niña serena)
Aiko (querida)
Reiko (bella)
Yukie (felicidad eterna)
Yimei (sueño)
Chidori (cien pájaros piando)
Kokoro (corazón)
Chise (estrella)
Miu (alas bellas)
Hikari (luz)
Suki (amada)
Kiyo (pureza)
Takara (tesoro)

Otra tanda de nombres varios...

Almendra, Burbuja, Bruno, Cloe, Drako, Duke, Eddie, Fiera, Fox, Hércules, Kiss, Kitty, Luigi, Max, Odisea, Oreo, Otto, Sirena, Teddy, Turbo, Ulises, Uvita, Waldo, Yimbo, Zar.

Puedes pensar en tus pelis, videojuegos, actores, personajes... favoritos y a lo mejor se te ocurre alguno que suene bien.

Solid, Tidus, Raziel, Seifer, Kratos, Zelda, Chris, Ada, Heather, Joanna, Rinoa, Lara, Tifa, Bonnie, Carolyn, Juno, Maggie, Thelma, Jack, Joker, Neo, Einstein, Sócrates, Napoleón...

Una pequeña muestra de nombres que quizás te sirve para dar con uno que te guste, y para acabar tres opciones más, los nombres de nuestros agapornis.
Ethan (protagonista de las pelis de Misión Imposible), Jill (personaje del videojuego Resident Evil) y Nyah (personaje que aparece en Misión Imposible 2).

20 jun. 2013

Hueso de jibia

En época de cría y debido al alto desgaste que tienen las hembras puedes ponerles en la jaula un hueso de jibia.

Hueso de jibia

Les aportará calcio extra que les vendrá muy bien para la formación de los huevos. Lo pueden tener siempre disponible pero sobre todo en la época mencionada.

Este hueso también les ayudará para limar pico y uñas, por lo tanto también los machos se beneficiarán de él.

Puede ser que la primera vez que lo tengan a mano pasen de él, pero con el tiempo terminarán acercándose y empezarán a picarlo. Aunque veas que a veces se limitan a "destrozarlo", mientras juguetean algo van comiendo.
También puedes rascarlo y espolvorearlo por encima del pienso en el propio comedero, de esta forma no les ayuda con el desgaste del pico y/o uñas pero habrán más posibilidades de que lo coman.

Normalmente venden los huesos de jibia con un soporte metálico que facilitará la tarea de tenerlo sujeto en los barrotes de la jaula.

16 jun. 2013

Pasta de cría

Cuando una hembra está con la puesta de huevos le vendrá bien un aporte extra de grasa y proteínas y para ello le daremos, además de su comida habitual, pasta de cría.
Dicho alimento deberá tenerlo disponible desde el momento que empiece con la puesta, mientras incube y finalmente cuando nazcan los pollitos, para que la madre se la coma y la regurgite a los hijos mientras éstos permanezcan en el nido.

La pasta de cría la pondremos en un comedero aparte, ya viene preparada y no hay que añadir agua ni ningún otro alimento, cada 2 ó 3 días tiraremos lo que haya sobrado y volveremos a poner más. Es mejor no ponerles mucha cantidad e ir observando cuanta cogen al cabo del día, así no la echamos a perder.
Normalmente suele gustarles mucho pero si notas que pasan de ella puedes espolvorear por encima unas poquitas semillas para incitarles a cogerla y cuando la hayan probado vuelve a ponerla sola sin más.

Encontraremos diferentes marcas de pasta de cría en el mercado, además las hay de dos tipos, secas y húmedas. Suele ir mejor y gustar más la seca, con la otra hay riesgo de que proliferen hongos.

Esta pasta de cría de la marca Versele Laga nos servirá para lo anteriormente explicado.

Orlux Gold Patee

No hay que confundir "pasta de cría" con "papilla", esto último es el alimento que utilizamos para dar de comer a mano a pollitos que no están siendo alimentados por sus padres y también sirve para cuando no pueden o no quieren comer en procesos de enfermedad o convalecencia.

6 jun. 2013

Comer jugando

Los agapornis necesitan distraerse, siempre lo curiosean todo aunque hay veces que ante algo nuevo muestran cierto miedo.
Por eso aprovecha y cuando vayas a darle alguna chuche o unas cuantas semillas, no se las ofrezcas sin más, escóndelas en este juguete interactivo.

Una tabla de plástico con 7 tapas, bajo ellas puedes meter la recompensa que quieres que se coma tu pájaro. Se divertirá levantándolas y apenas le costará moverlas ya que son del tamaño adecuado para el pico de los agapornis.
Este juguete lo venden enfocado para conejos y cobayas, pero por experiencia personal, mis agapornis lo aprovechan muchísimo más que mis conejos. Y para muestra este vídeo donde aparecen Nyah y Jill comiéndose las semillas que les damos una vez a la semana.


Prueba varias formas a la hora de usar este tablero, por ejemplo, mete una chuche bajo una tapa únicamente y que el agaporni te vea, a ver lo que tarda en acertar dónde está.

28 may. 2013

¿Está enfermo?

Si se pasa el día en esta posición es señal de malestar
Para saber si un agaporni está enfermo deberemos conocer cuales son los principales síntomas que nos pondrán en alerta y por lo tanto contactaremos con nuestro veterinario de exóticos para que determine qué hacer.
Ante todo observemos a fondo cualquier pequeño cambio que notemos, más que nada porque cuando un agaporni muestra un síntoma evidente de enfermedad seguramente sea porque se encuentra bastante mal. Este pájaro en la naturaleza no manifiesta fácilmente su decaimiento porque podría ser una presa fácil, de ahí que en cautividad mantenga ese instinto.

Viendo el aspecto del agaporni sabremos de antemano si puede haber algún problema, el plumaje tiene que estar ordenado y limpio, sin presencia de calvas. Además veremos como pasa largos ratos acicalándose, síntoma de buena salud siempre y cuando el plumaje tenga buena apariencia.
Si le notamos "hinchado" las plumas se verán alborotadas y nos estará indicando que algo no marcha bien, puede que tenga baja la temperatura corporal y además notarás que pasa demasiado tiempo durmiendo.
También observaremos la coloración de las plumas ya que un cambio en ellas podría ser síntoma de PBFD (enfermedad de pico y plumas).

El pico y las uñas deben estar correctamente desgastados, de no ser así puede que haya un problema de salud o simplemente una incorrecta forma de tenerlos alojados.

Un agaporni enfermo dejará de comer, o permanecerá en el comedero pero si se encuentra débil no tendrá fuerzas para comer por sí solo. Por otro lado, el ave no debe estar ni gordo ni delgado, en el veterinario te enseñarán a palparle para notar si está bien de peso.
En una báscula de cocina podrás pesarle de vez en cuando para asegurarte de si sube o baja algún gramo.
Si ves que come pero baja de peso, será otro síntoma de algún problema en su salud.

Si no quiere volar, jugar, si notas que apenas pía, que no muestra interés en investigarlo todo cuando lo sacas de la jaula... indicios de malestar o enfermedad.

Si notas que su cola hace movimientos rápidos de arriba a abajo es porque estamos ante una dificultad respiratoria, este síntoma será una urgencia veterinaria, fíjate también si respira con el pico abierto algo que terminará de confirmar que no está bien.

Cuando estornude y además hayan mocos o veas que al hacerlo le sale como "agua" de la nariz, no lo dudes, al veterinario sin pensarlo.

Los pájaros siempre están situados sobre las perchas cuando están en la jaula, si ves que no quiere subirse en ellas y permanece en el fondo de la jaula, se cae de ellas o que se tambalea, hay algún problema de debilidad, daño en las patas o uñas muy largas que le impiden sujetarse con firmeza.

Sus cacas también nos indicarán si puede haber algo que no va bien, las cacas suelen ser de color marrón-verdoso y las hacen junto al urato que es de color blanco.
Un cambio de color o tamaño tanto en las cacas como en los uratos será signo de problemas digestivos, hemorragias o de alguna enfermedad.
También deberemos fijarnos en si hay vómitos, diarrea, cacas con mal olor o comida en la propia caca, esto último es señal de que no digiere esos alimentos.

Como ves hay bastantes síntomas que nos indicarán que a nuestro agaporni le puede estar pasando algo más o menos grave, lo importante es familiarizarnos con él, observar su día a día y será más fácil que notemos esos cambios que aunque sean pequeños, serán los que nos hagan consultar con nuestro veterinario de exóticos para que compruebe si ocurre algo.

19 may. 2013

Alimentos tóxicos

Hay que tener cuidado con ciertos alimentos que podrían intoxicar a nuestro agaporni, evitemos que los tengan a su alcance por si los ingieren de forma accidental.

Aguacate, alcohol, bebidas con cafeína, chocolate, legumbres crudas, patata y setas. Totalmente desaconsejados en aves, si los comen aparecerán problemas digestivos (diarrea, vómitos...), cardíacos (insuficiencia cardiaca, taquicardias...) o neurológicos (convulsiones), que en la mayoría de los casos acabarán en muerte.
Si el pájaro ha consumido alguno de los alimentos citados ponte en contacto urgentemente con tu veterinario de exóticos.

Recuerda que hay ciertas semillas que retiraremos de la fruta antes de dársela ya que también son tóxicas y que si hay plantas a su alcance, deberemos tener cuidado con algunas de ellas porque son venenosas para nuestros pequeños.

Alimentos tóxicos para los agapornis

3 may. 2013

Peligros en casa

Cuidado con las ventanas
Tenemos que tener cuidado con ciertas cosas que tenemos en casa y que a priori no pensaríamos que pueden suponer un peligro para nuestras aves.
Ante todo vigilaremos o evitaremos que jueguen con objetos que podrían tragarse o hacerse daño. Anillos, colgantes... que tienen pequeñas piezas que a base de picar serán capaces de soltar.
En general, cualquier elemento lo suficientemente pequeño como para que puedan ingerirlo deberá ser retirado de su alcance, sobre todo los punzantes como alfileres, clavos, chinchetas...
Les encanta morderlo todo, cuidado si consiguen romperlo ya que trozos de madera, plástico, tela... podrán ser igualmente tragados accidentalmente.
Si llegasen a comerse algo así será muy difícil que lo expulsen al hacer caca, deberemos acudir urgentemente a nuestro veterinario de exóticos donde probablemente le harán una radiografía o alguna prueba más específica como una endoscopia para ver exactamente dónde tiene el objeto en cuestión.
El veterinario determinará si la administración de un medicamento será suficiente o precisará de cirugía para sacarlo.

Las hojas de periódico, revistas... son otro reclamo para los agapornis, la tinta es tóxica para ellos así que mejor les daremos un papel en blanco, disfrutarán rompiéndolo y no habrá ningún riesgo.

Los cables deberán estar cubiertos por cubrecables o escondidos de tal forma que no puedan llegar a morderlos. De lo contrario terminarán pelándolos y podrían electrocutarse ellos o nosotros mismos.

Ventiladores, estufas, radiadores... en funcionamiento, jamás deberán estar en la misma sala donde haya un agaporni suelto. Ellos no ven el peligro y se acercarán, además las quemaduras son en la mayoría de los casos sinónimo de muerte.

Las plantas que podemos tener habitualmente en casa también pueden llegar a suponer un peligro para la salud del ave, lee en esta entrada las que son tóxicas para ellos.

En la cocina encontramos un foco de intoxicación, cuando cocinamos en sartenes el humo que desprenden a nosotros no nos hace daño pero a ellos les produce graves problemas respiratorios e incluso la muerte súbita.
El humo del tabaco también es dañino, nunca fumaremos en la misma estancia donde estén las aves.

Por supuesto cualquier producto de limpieza (lejía, salfumán, detergentes, pintura, barnices...) deberán estar fuera de su alcance y tampoco dejaremos a un agaporni en una zona donde acabemos de utilizarlos, ya que el olor les perjudica seriamente.
Si por desgracia las plumas de nuestro pequeño se mojan con alguno de estos productos le lavaremos sólo con agua tibia.
Si se manchan con una sustancia aceitosa como por ejemplo pomadas, entonces aparte del agua tibia añadiremos detergente antigrasa (el que usamos para lavar los platos), le lavaremos lo mejor posible y después con papel de cocina quitaremos todo el jabón que pueda quedarle.
Si en vez de mojarse/mancharse con los citados productos, los ingiere, no habrá tiempo que perder y deberemos salir corriendo al veterinario, recuerda llevar la etiqueta o el propio producto que haya tragado para que sepan exactamente qué tratamiento necesitará.

El lavabo será otra estancia en la que deberemos ir con cuidado, si cae en la taza del wáter o en la bañera llena de agua, no sabrá salir ya que en cuanto el plumaje esté empapado se hundirá y se ahogará.

Las ventanas son otro punto a mencionar, normalmente aprenden donde están y evitan chocarse contra ellas, recordemos que los pájaros no distinguen si están abiertas o no. Pero ante una situación que le asuste saldrá de repente volando y un golpe contra una ventana podría ser muy peligroso ya que podría provocarle una fractura en el mejor de los casos. Nuevamente ante la sospecha de alguna lesión deberemos acudir al veterinario.
Lo mejor es tapar las ventanas con las cortinas, además deberemos tener cuidado también con los espejos ya que tampoco los distinguirán en un momento así.

Y por último, vigilemos donde se meten, lo investigan todo y pueden acabar encajados detrás de un armario donde les resulte difícil o imposible salir.

27 abr. 2013

Consejos para que coman fruta o verdura

En las entradas correspondientes a la verdura y la fruta ya os comentaba que los agapornis suelen ser reacios a probar nuevos alimentos, sobre todo si están acostumbrados a basar su dieta sólo en semillas o pienso.
Para conseguir que coman verdura o fruta lo mejor es ponérsela por la mañana ya que es cuando más hambre tienen, aunque no siempre funciona así que deberemos echar mano de algunos trucos.

Hacer ver que nosotros mismos nos comemos dichos alimentos levanta curiosidad en los pájaros y puede que se lancen a saborearlos.

Otro modo será que en vez de ofrecerles la ensalada en el comedero y en trozos pequeños, podemos dejarla en piezas más grandes y engancharla por los barrotes de la jaula o en estos soportes que venden para ello.

Quizás prefiera trozos grandes

Una manera que seguramente les resultará irresistible es esparciendo semillas por encima, al intentar comerse las semillas terminarán picando (queriendo o no) algo de fruta y verdura. No es bueno abusar de este método porque al final comerán más semillas que del resto de comida, una vez veas que va aceptando la nueva alimentación, ponla sin semillas.

Por último, también puedes dejarles en su juguete favorito la comida y quién sabe, lo mismo resulta que en el comedero pasan de ella pero que si la sujetas en ese columpio al que tanto les gusta subirse, les dé por inspeccionarla y acaben degustándola.
Venden juguetes portapremios que están preparados para meter en su interior las chucherías que de vez en cuando les damos, pero que igualmente servirán para introducir aquella verdura o fruta que queremos que ingieran.

Portapremio

Y recuerda que si tienes más de un agaporni será más sencillo que acaben comiendo algo que nunca han probado si ven a su compañero picoteando la fruta o verdura en cuestión, suelen imitar mucho lo que hace el resto.

20 abr. 2013

Lista de verduras

Otro de los alimentos importantes en la dieta del agaporni es la verdura. Hay que lavarla muy bien antes de dársela y cada día se la pondremos en un comedero junto a la fruta. Podemos ponerle 2 ó 3 diferentes cada día, normalmente por la mañana la comen mejor ya que es cuando más hambre tienen.
Al principio son reacios a probar nuevos alimentos, pero si viven en pareja y ven que su compañero se acerca al comedero, terminarán picando aunque sea un poco.
También puedes hacer ver que te la comes tú, hará que preste interés por esa verdura y puede que le dé por probarla.
Pasadas unas dos horas retira lo que quede de comida, durante el tiempo que tengan disponible la ensalada de verdura y fruta si quieres no les pongas el pienso, así hay más posibilidades de que se coman su ración diaria de estos alimentos tan importantes en su dieta.

A continuación hay una lista de las verduras que pueden comer, hay 4 de ellas que debes darlas muy de vez en cuando o evitarlas si lo prefieres como por ejemplo el tomate. Tanto la espinaca como el perejil ingeridos en exceso pueden producir descalcificaciones o problemas renales y la lechuga al ser rica en agua no aporta apenas nutrientes.
La patata nunca se la ofreceremos, es tóxica para ellos.

Verduras

19 abr. 2013

Lista de frutas

Aquí tienes una lista con todas las frutas que puede comer, presta atención ya que hay una que no debes ofrecer a tu agaporni, el aguacate, porque es altamente tóxico.
Intenta que cada día tenga una ensalada con al menos 3 de las frutas que verás en la imagen, cada varios días dale otras distintas ya que no todas tienen las mismas vitaminas o nutrientes.
Además a algunas deberás quitarle las semillas o el hueso ya que podrían ocasionar problemas graves de salud o incluso la muerte. Lee esta entrada para saber más sobre este tema.

La fruta se la puedes poner en el comedero a trocitos, aunque si dejas piezas más grandes se distraerá picándola y puede que sea mejor forma de conseguir que la coma. Este alimento es muy importante en la dieta de un agaporni, recuerda que la ensalada también debe incluir verdura.
Lo mejor es ponerles el comedero por la mañana ya que es cuando más hambre tienen y hay más posibilidades de que se lancen a la macedonia de frutas y verduras. Durante un par de horas lo tienen que tener disponible, luego retírales lo que quede porque los alimentos empezarán a echarse a perder.

Mientras lo tengan puedes quitarles el pienso para obligarles a que coman la ensalada, aunque las primeras veces puede que la rechacen, que haya alguna fruta que les guste más que otra o que directamente pasen de probar alguna en concreto. Tendrás que ir fijándote para saber cuales come mejor, sé paciente y dale en diferentes ocasiones aquella que no quiera, a lo mejor un día le da por saborearla y termina gustándole.

Una manera de conseguir que demuestre interés es cuando ve a otro agaporni comiendo esa fruta que él rechaza, o si te observa a ti ingiriéndola.

Frutas

18 abr. 2013

Semillas buenas y malas

A la hora de alimentar a nuestras mascotas tendremos especial cuidado en no suministrar semillas y huesos de las siguientes frutas:

Semillas y huesos peligrosos

De no evitarles su consumo podríamos estar condenando a nuestro animal a la muerte ya que contienen cianuro, sustancia extremadamente letal.

Por otro lado, las semillas de las frutas de la siguiente imagen podrán ser ofrecidas a nuestro agaporni sin que represente ningún peligro:

Semillas buenas

Además estaremos proporcionándole una forma de enriquecimiento ambiental, dejar estas semillas dará al pájaro distracción asegurada al intentar extraerlas.
Hay agapornis que se comen mejor la fruta si se la damos en piezas grandes, aprovecha y si una de esas frutas es de las que tiene semillas que no le perjudican, no las quites y deja que sea él quien se encargue de ello, mientras picotea para sacarlas se divierte y quizás sea una forma de que coma algo más de lo que haría normalmente.
No te preocupes si ves que se las llega a comer, no le pasará nada, pero recuerda que deben ser semillas de las señaladas como "buenas".

16 abr. 2013

Cambio de semillas a pienso

La mayoría de agapornis, por no decir todos, que provienen de una tienda basan su alimentación únicamente en semillas. A la larga su salud se resentirá ya que no disponen de todos los nutrientes que necesitan, además suelen incluir pipas que en grandes cantidades afectan al hígado.

Lo ideal es que cambiemos las semillas por el pienso pero nunca lo haremos de golpe, aparte de que podría sentarles mal, un agaporni que no está acostumbrado a un alimento nuevo es capaz de no comer nada en todo el día provocando un desenlace fatal.
Normalmente no aceptará el pienso, las semillas son mucho más atractivas para ellos así que tendremos que tener mucha paciencia y observarlos durante los primeros días del cambio.
A continuación os cuento unos consejos para ayudar a la transición:

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que quizás el pienso que hayamos escogido no sea de su agrado, así que si después de haberlo intentado por activa y por pasiva no lo come, deberemos comprar otro.

Mi hermano y yo tenemos dos agapornis, Nyah y Jill, al principio la base de su dieta eran las semillas pero aconsejados por nuestro veterinario les cambiamos ese alimento por el pienso.
Al principio lo que hacíamos era ponerles el pienso durante todo el día y las semillas se las dejábamos media hora tres veces al día, así nos asegurábamos que comían pero mientras tenían el pienso siempre disponible. Lo único que conseguimos fue que se acercaran, lo olieran y como mucho lo revolvían pero sin apenas comerlo.
Pasados unos días fuimos más drásticos. Les dejamos todo el día el pienso y las semillas sólo a última hora de la tarde y muy poquitas, Jill empezó a comerlo poco a poco, pero Nyah no había manera, incluso empezó a perder peso. Por la mañana tenían siempre su ensalada de fruta y verdura.
Con Nyah tuvimos que ser muy pacientes, cuando estaba fuera de la jaula nos poníamos el comedero del pienso en la mano y hacíamos ver que nos lo comíamos, ella se nos quedaba mirando, luego venía Jill y lo comía y Nyah miraba... y finalmente se lo empezamos a dar directamente con nuestra mano hasta que un día nos lo cogió y desde entonces lo comía por sí sola.

Los agapornis se fijan mucho en lo que hace su compañero de jaula, o en este caso nosotros, suelen imitar nuestro comportamiento así que imagino que cuando Nyah vio que "nos comíamos" el pienso debió pensar que quizás no estaría tan malo.
Aclaro que Jill y Nyah no pueden estar en la misma jaula porque Nyah es muy territorial y ya hemos tenido varios sustos, por eso no ha podido ver como Jill comía pienso estando dentro.

Aquí tienes una tabla orientativa de cómo ir haciendo el cambio, pero ante todo, pesa a diario a tu pájaro y si notas que baja mucho no lo dudes y vuelve a las semillas hasta que consigas un método con el que se adapte a comer el pienso con normalidad.

De semillas a pienso

Otra manera de conseguir que lo prueben es exprimiendo una naranja por encima del pienso. Le pondremos el comedero por la mañana ya que es cuando más hambre tienen y se lo dejamos durante dos horas más o menos. Repetiremos esta operación cada día y examinaremos el comedero para ver si ha ido comiendo o por lo menos picándolo.

Un cambio de comida siempre tendrá que ser gradual, además hasta que acepte el nuevo alimento tomaremos la precaución de pesarle a diario para ver si baja muchos gramos, de ser así tendremos que optar por darle aquello que sepamos que coma bien antes de que la cosa empeore.
Pero no pierdas la esperanza, los agapornis son muy cabezones por eso nosotros lo tenemos que ser más y saber introducirle, en este caso el pienso, de forma que le resulte tan agradable como las semillas.

Mis agapornis ya comen muy bien el pienso y las semillas las prueban sólo una vez a la semana, les damos un puñadito a cada una. Además cada mañana tienen su ración de fruta y verdura.

El pienso lo tienen en el comedero todo el día, les llenamos sólo la base porque así evitamos tener que tirarlo si por casualidad cae alguna caca dentro, además que si se lo comen fresco del día lo cogen con más ganas.
Algo que les encanta hacer es mojar algunas de las bolitas en el bebedero antes de comerlas.
Os dejo un vídeo de poco después que empezaran a comerlo con normalidad, por aquel entonces les dábamos mezclado pienso del "normal" y del que tiene colorantes, el de color tiene un agradable olor a frutas que llama la atención de los pajarillos y quizás lo admitan más que el otro.
Nosotros tuvimos que retirarles por completo de su dieta el de colorantes porque a Jill le sentaba mal, ahora comen el Zupreem Natural Diet.


Si tienes un agaporni que estás alimentando tú con papilla y vas a destetarlo, te recomiendo que lo hagas con mijo y con pienso directamente, si no prueba las semillas no tendría por qué haber problemas para que lo acepte, pero recuerda, siempre controla el peso. Además aquí tienes una guía de cómo hacerlo correctamente.

13 abr. 2013

Guía para empapillar pollito de agaporni

¿Cuándo sacarle del nido?
El momento idóneo para sacar a un agaporni del nido es sobre los 20-25 días de vida, es importante que no sea antes porque el pollito necesita que sus padres le alimenten y de ese modo le pasen las defensas que necesita para crecer bien.
Si los sacamos más tarde del nido nos costará que acepte alimentarse con jeringa y puede que nos tenga miedo.

3 semanas de vida - Empiezan a aparecer las primeras plumas

¿Dónde poner el pollito?
Tendremos que poner al agaporni en un recipiente, ahí permanecerá hasta que empiece a intentar volar, y sólo lo sacaremos para darle la papilla o cuando tengamos que limpiar su "casa".
Totalmente desaconsejados los recipientes de madera o cartón ya que cuando haga cacas se mojarán y será imposible limpiarlos bien, además el cartón al humedecerse se irá rompiendo.

Podemos usar un tupper pero antes haremos unos agujeros en la tapa y nos aseguraremos que la temperatura que hay en su interior no es demasiado alta (nunca más de 35ºC). En vez de la tapa podemos poner una malla plástica.

Lo ideal es comprar un fauna box, una caja de plástico que está indicada para estos casos, la tapa tiene una rejilla para que haya una buena ventilación, además su limpieza será fácil y eso es fundamental para evitar infecciones.

Agaporni dentro del fauna box

¿Cómo preparar su nueva "casa"?
Dentro del recipiente que utilicemos ponemos una hoja de papel de cocina, o servilletas (siempre de papel), nunca debemos usar telas, algodón o cualquier otro material que se deshilache porque los dedos o patas del pájaro podrían quedar atrapados y acabar con una amputación. Sobre el papel extenderemos una capa de virutas de madera, jamás emplearemos serrín ni arena para gatos ya que ocasionan problemas respiratorios.

La caja la dejaremos en una zona tranquila, alejada de ruidos. Si el pollito es muy pequeño (con menos de 20 días) lo mejor será que no le dé la luz directa de una ventana, podemos tapar el recipiente con un trapo, dejando naturalmente, una parte descubierta para que haya ventilación.

Cambiaremos el sustrato en cuanto esté húmedo o sucio, quizás con un solo pollo no sea necesario hacerlo a diario, pero sí hay más, no dudes en renovarlo cada día.
Además de vez en cuando haremos una buena limpieza de la caja, sobre todo si vemos suciedad o restos de papilla pegada.

¿A qué temperatura debe estar?
El calor (junto con la higiene y la alimentación), es importantísimo para que el ave crezca sano y bien. Al no tener a sus padres o hermanos para darle ese calor, precisará de una fuente de calor externa.
Lee la entrada que hay específica para este accesorio y elige el que mejor se adapte a tus necesidades.
Recordar que dentro de la caja debe estar a una temperatura que ronde los 30ºC, aunque si ya empieza a tener plumas o nos encontramos en pleno Verano, con menos grados será suficiente.

Los agapornis tienen una temperatura corporal de unos 38ºC y el frío les crea malestar, de ahí la importancia de que mantengan ese calor mencionado, si le notas las patas un poco frías no quiere decir que pase algo malo, normalmente las tienen a 4ºC menos que el resto del cuerpo ya que tienen un mecanismo de refrigeración.

Preparando la papilla
Emplearemos un vaso de plástico (para evitar que se nos rompa durante el manejo) y que sea poco profundo.
La papilla debe ser específica para la cría de psitácidas, en esta entrada encontrarás las mejores con las que puedes alimentar a tu pollo.
Sólo como medida de urgencia en vez de estas papillas podremos usar papilla de cereales para bebés y/o pan rallado.

En el microondas o en un cazo calentamos agua, la echamos en el vaso y vamos añadiendo papilla mientras removemos a la vez que vamos deshaciendo los grumos que aparezcan, no debe quedar ninguno ya que podrían quemarle o ahogarle.
La papilla tiene que estar a unos 40ºC, lo mejor es meter el dedo unos segundos y si vemos que quema la dejamos enfriar un poco, no esperes demasiado porque fría les sienta mal porque ralentiza la disgestión.
Si por el contrario no está caliente podemos ponerla en el microondas o calentarla al baño María, agitándola bien luego con una cucharilla para que no queden puntos que puedan quemarle el buche.
Finalmente tiene que estar con la consistencia de un yoghourt, ni muy espesa ni muy aguada.

Jeringa con papilla

¿Cómo le damos la papilla?
La papilla deberá mantener los 40ºC (más o menos) mientras estemos dándosela. Puede que nos entretengamos más de la cuenta y que se enfríe. Podemos tener un vaso de cristal lleno de agua caliente y meter dentro la jeringa con la papilla ya dentro, para mantener esos grados. O en todo caso y como decía antes, volver a calentarla toda en el microondas o al baño María.
Utilizaremos jeringuillas sin agujas, las de 5 ó 10 ml. son las mejores para estos casos.

No dejes que se enfríe la papilla

Si el pájaro viene de un criador, tiene que dártelo estando adaptado a comer con jeringas. De no ser así o hemos sido nosotros los que lo hemos sacado del nido, las primeras tomas que le demos las cogerá con miedo.
Pondremos la jeringa en la comisura del pico y le dejaremos la suficiente cantidad para que la deguste, no le daremos demasiada para que no la escupa. Repetiremos esta acción hasta llenarle el buche (nunca hay que darle papilla sin antes habernos asegurado que el buche lo tiene completamente vacío).
El buche es donde almacenan el alimento antes de regurgitarlo y pasarlo finalmente al estómago, fíjate que mientras le damos la papilla le van apareciendo una especie de "burbujas" en la zona del cuello. Cuando veas que el buche lo tiene como en las siguientes imágenes querrá decir que ya lo tiene lleno y no deberemos darle más comida.

Buche lleno

Pasadas unas pocas horas y cuando veamos el buche de nuevo vacío (veremos que ese "abultamiento" a bajado totalmente), será momento de volver a darle de comer. Cuando el pájaro termine dándose cuenta que jeringa es igual a alimento, dejará de temernos y podremos empapillarlo adecuadamente.

La forma correcta de darle la jeringa es poniendo al pollito mirando hacia nosotros y por la parte derecha del pico, ya que si le damos la papilla por la izquierda hay posibilidades de que la papilla vaya a parar a la tráquea y de ahí pase a los pulmones provocando su muerte por asfixia.


Nunca le daremos la papilla con una cuchara ni se la pondremos en un comedero, ya que aparte de que se enfría más fácilmente, el agaporni se ensucia muchísimo.

¿Cáda cuánto le damos la papilla?
Si tiene unos 20 días de vida, deberá comer unos 7 ó 10 ml 4 veces al día (por la mañana temprano, mediodía, tarde y noche). Entre toma y toma deben pasar unas 4 horas y siempre hay que asegurarse de que el buche lo tenga vacío. De noche no será necesario que nos levantemos para dársela, intenta que no pase más de 8 horas sin comer.

Al principio y por nuestra inexperiencia y la del pollito a la hora de comer con jeringas, le mancharemos el pico, hay que limpiarlo en el mismo momento que se ensucie ya que si le quedan restos pegados y los ingiere más tarde, podrían ocasionarle daños graves para su salud.
Le daremos la cantidad que veamos que consigue tragar, sin prisas, una vez cojamos práctica darle cada toma de papilla será cuestión de segundos.

La papilla que nos sobre en cada toma hay que tirarla ya que fermenta y aparecen hongos, cada vez que vayamos a darle una nueva toma, prepararemos más papilla tal como indiqué anteriormente.
Lavaremos bien el vaso, cucharilla, jeringa y demás utensilios que hayamos utilizado cada vez.

Cada pájaro tiene unas necesidades, los habrá más comilones que otros y dependiendo de la edad deberán comer más o menos papilla, lo lógico es mantener el buche lleno y que jamás le demos una nueva toma si aún no se ha vaciado la anterior.

El destete y el paso a la jaula
Los primeros días el pájaro se los pasa durmiendo en la caja, pero alrededor de los 30 días de vida empieza a espabilarse y le verás moverse o juguetear con las virutas de madera. Además empezará a mover las alas y a estirarlas.
Será momento de ponerlo en una jaula, pero sólo a ratos y durante unos pocos minutos, más adelante podrá estar unas horas e incluso usará sólo el recipiente que le hayamos puesto, para dormir. Hasta que finalmente sobre los 45-50 días de vida (estando normalmente ya emplumado del todo), la jaula se convertirá definitivamente en su nueva casa.
Los primeros días que pase en la jaula, dejaremos las perchas a un nivel bajo y conforme veamos que se va acostumbrando a ellas podremos ir subiéndolas hasta dejarlas a una altura normal.

Sobre los 40 días de vida comenzaremos a darle alimento sólido y para entonces ya tendremos que haber espaciado las tomas que le demos. Cada 5 ó 6 horas por ejemplo.

Lo perfecto sería destetarlo con aquellos alimentos que vayamos a darle durante su vida, para iniciarlo en la comida sólida nada mejor que el mijo, empezamos con poquita cantidad dejándola en un comedero que sea de fácil acceso para el pájaro. Algo de verdura, fruta, pienso y semillas también servirán. Siempre pequeñas cantidades que dejaremos a su alcance en el fauna box o en la jaula. Además ya podrá empezar a beber agua, por lo tanto deberemos ponerle un bebedero, a poder ser de tubo, no vaya a ser que si le ponemos de los otros se meta dentro y acabe con problemas de hipotermia o digestión. Vigila que el bebedero no se caiga dentro del recipiente, cuando empapillé a mis agapornis los tenía en el fauna box y sujeté el bebedero con un trozo de precinto.

Una vez picotea alimentos sólidos notaremos que empieza a perder el interés por la papilla y ya no aceptará los 10 ml. que le deberíamos dar en cada toma. Será el momento de retirarle una toma, le daremos 3 al día, mañana, tarde y noche.
Tenemos que adaptarnos a lo que el pollito admita y darle únicamente la cantidad de papilla que quiere, insisto en que nos aseguremos que en cada toma el buche esté vacío.
Durante el destete es normal que baje un poco de peso, por eso es conveniente que desde el primer día que empecemos a alimentarle con papilla, le pesemos en una báscula de cocina y apuntemos su peso para asegurarnos que va subiendo o por lo menos que se mantiene o no baja demasiado.

Llegará un momento en que de 3 tomas diarias, pasemos a 2 (mañana y noche) hasta que por fin sea sólo la de la noche la que mantengamos, dándole los mililitros que pida, aunque hay que ir con cuidado con esto, pues hay agapornis que piden papilla por pedir y aún teniendo el buche lleno insisten en querer más.
Tampoco debemos hacerle pasar hambre, seamos coherentes y si notamos que no coge nada de comida sólida, le daremos la papilla que nos pida y necesite indiferentemente de la edad que tenga.

Normalmente sobre los 2 meses de vida ya se destetan completamente y notaremos un cambio en sus cacas, con la papilla eran más líquidas, ahora serán más consistentes.

Su primer vuelo
Sobre los 30-35 días de vida, notaremos que no deja de aletear y será entonces cuando en el momento que menos lo esperes dará su primer vuelo, así que hay que tener mucho cuidado y no estar cerca de ventanas abiertas porque, insisto, arrancará a volar de repente como si llevara toda la vida haciéndolo.

¿Dudas?
Si ves cualquier síntoma de que algo no marcha bien, como por ejemplo que pasan las horas y el buche no se le vacía, o que por el contrario lo tiene sin comida pero el pollito no admite comer... o alguna otra anomalía, no lo dudes y ponte en contacto con tu veterinario de exóticos para comentarle lo sucedido.

Agaporni comiendo mijo