28 may. 2013

¿Está enfermo?

Si se pasa el día en esta posición es señal de malestar
Para saber si un agaporni está enfermo deberemos conocer cuales son los principales síntomas que nos pondrán en alerta y por lo tanto contactaremos con nuestro veterinario de exóticos para que determine qué hacer.
Ante todo observemos a fondo cualquier pequeño cambio que notemos, más que nada porque cuando un agaporni muestra un síntoma evidente de enfermedad seguramente sea porque se encuentra bastante mal. Este pájaro en la naturaleza no manifiesta fácilmente su decaimiento porque podría ser una presa fácil, de ahí que en cautividad mantenga ese instinto.

Viendo el aspecto del agaporni sabremos de antemano si puede haber algún problema, el plumaje tiene que estar ordenado y limpio, sin presencia de calvas. Además veremos como pasa largos ratos acicalándose, síntoma de buena salud siempre y cuando el plumaje tenga buena apariencia.
Si le notamos "hinchado" las plumas se verán alborotadas y nos estará indicando que algo no marcha bien, puede que tenga baja la temperatura corporal y además notarás que pasa demasiado tiempo durmiendo.
También observaremos la coloración de las plumas ya que un cambio en ellas podría ser síntoma de PBFD (enfermedad de pico y plumas).

El pico y las uñas deben estar correctamente desgastados, de no ser así puede que haya un problema de salud o simplemente una incorrecta forma de tenerlos alojados.

Un agaporni enfermo dejará de comer, o permanecerá en el comedero pero si se encuentra débil no tendrá fuerzas para comer por sí solo. Por otro lado, el ave no debe estar ni gordo ni delgado, en el veterinario te enseñarán a palparle para notar si está bien de peso.
En una báscula de cocina podrás pesarle de vez en cuando para asegurarte de si sube o baja algún gramo.
Si ves que come pero baja de peso, será otro síntoma de algún problema en su salud.

Si no quiere volar, jugar, si notas que apenas pía, que no muestra interés en investigarlo todo cuando lo sacas de la jaula... indicios de malestar o enfermedad.

Si notas que su cola hace movimientos rápidos de arriba a abajo es porque estamos ante una dificultad respiratoria, este síntoma será una urgencia veterinaria, fíjate también si respira con el pico abierto algo que terminará de confirmar que no está bien.

Cuando estornude y además hayan mocos o veas que al hacerlo le sale como "agua" de la nariz, no lo dudes, al veterinario sin pensarlo.

Los pájaros siempre están situados sobre las perchas cuando están en la jaula, si ves que no quiere subirse en ellas y permanece en el fondo de la jaula, se cae de ellas o que se tambalea, hay algún problema de debilidad, daño en las patas o uñas muy largas que le impiden sujetarse con firmeza.

Sus cacas también nos indicarán si puede haber algo que no va bien, las cacas suelen ser de color marrón-verdoso y las hacen junto al urato que es de color blanco.
Un cambio de color o tamaño tanto en las cacas como en los uratos será signo de problemas digestivos, hemorragias o de alguna enfermedad.
También deberemos fijarnos en si hay vómitos, diarrea, cacas con mal olor o comida en la propia caca, esto último es señal de que no digiere esos alimentos.

Como ves hay bastantes síntomas que nos indicarán que a nuestro agaporni le puede estar pasando algo más o menos grave, lo importante es familiarizarnos con él, observar su día a día y será más fácil que notemos esos cambios que aunque sean pequeños, serán los que nos hagan consultar con nuestro veterinario de exóticos para que compruebe si ocurre algo.

19 may. 2013

Alimentos tóxicos

Hay que tener cuidado con ciertos alimentos que podrían intoxicar a nuestro agaporni, evitemos que los tengan a su alcance por si los ingieren de forma accidental.

Aguacate, alcohol, bebidas con cafeína, chocolate, legumbres crudas, patata y setas. Totalmente desaconsejados en aves, si los comen aparecerán problemas digestivos (diarrea, vómitos...), cardíacos (insuficiencia cardiaca, taquicardias...) o neurológicos (convulsiones), que en la mayoría de los casos acabarán en muerte.
Si el pájaro ha consumido alguno de los alimentos citados ponte en contacto urgentemente con tu veterinario de exóticos.

Recuerda que hay ciertas semillas que retiraremos de la fruta antes de dársela ya que también son tóxicas y que si hay plantas a su alcance, deberemos tener cuidado con algunas de ellas porque son venenosas para nuestros pequeños.

Alimentos tóxicos para los agapornis

3 may. 2013

Peligros en casa

Cuidado con las ventanas
Tenemos que tener cuidado con ciertas cosas que tenemos en casa y que a priori no pensaríamos que pueden suponer un peligro para nuestras aves.
Ante todo vigilaremos o evitaremos que jueguen con objetos que podrían tragarse o hacerse daño. Anillos, colgantes... que tienen pequeñas piezas que a base de picar serán capaces de soltar.
En general, cualquier elemento lo suficientemente pequeño como para que puedan ingerirlo deberá ser retirado de su alcance, sobre todo los punzantes como alfileres, clavos, chinchetas...
Les encanta morderlo todo, cuidado si consiguen romperlo ya que trozos de madera, plástico, tela... podrán ser igualmente tragados accidentalmente.
Si llegasen a comerse algo así será muy difícil que lo expulsen al hacer caca, deberemos acudir urgentemente a nuestro veterinario de exóticos donde probablemente le harán una radiografía o alguna prueba más específica como una endoscopia para ver exactamente dónde tiene el objeto en cuestión.
El veterinario determinará si la administración de un medicamento será suficiente o precisará de cirugía para sacarlo.

Las hojas de periódico, revistas... son otro reclamo para los agapornis, la tinta es tóxica para ellos así que mejor les daremos un papel en blanco, disfrutarán rompiéndolo y no habrá ningún riesgo.

Los cables deberán estar cubiertos por cubrecables o escondidos de tal forma que no puedan llegar a morderlos. De lo contrario terminarán pelándolos y podrían electrocutarse ellos o nosotros mismos.

Ventiladores, estufas, radiadores... en funcionamiento, jamás deberán estar en la misma sala donde haya un agaporni suelto. Ellos no ven el peligro y se acercarán, además las quemaduras son en la mayoría de los casos sinónimo de muerte.

Las plantas que podemos tener habitualmente en casa también pueden llegar a suponer un peligro para la salud del ave, lee en esta entrada las que son tóxicas para ellos.

En la cocina encontramos un foco de intoxicación, cuando cocinamos en sartenes el humo que desprenden a nosotros no nos hace daño pero a ellos les produce graves problemas respiratorios e incluso la muerte súbita.
El humo del tabaco también es dañino, nunca fumaremos en la misma estancia donde estén las aves.

Por supuesto cualquier producto de limpieza (lejía, salfumán, detergentes, pintura, barnices...) deberán estar fuera de su alcance y tampoco dejaremos a un agaporni en una zona donde acabemos de utilizarlos, ya que el olor les perjudica seriamente.
Si por desgracia las plumas de nuestro pequeño se mojan con alguno de estos productos le lavaremos sólo con agua tibia.
Si se manchan con una sustancia aceitosa como por ejemplo pomadas, entonces aparte del agua tibia añadiremos detergente antigrasa (el que usamos para lavar los platos), le lavaremos lo mejor posible y después con papel de cocina quitaremos todo el jabón que pueda quedarle.
Si en vez de mojarse/mancharse con los citados productos, los ingiere, no habrá tiempo que perder y deberemos salir corriendo al veterinario, recuerda llevar la etiqueta o el propio producto que haya tragado para que sepan exactamente qué tratamiento necesitará.

El lavabo será otra estancia en la que deberemos ir con cuidado, si cae en la taza del wáter o en la bañera llena de agua, no sabrá salir ya que en cuanto el plumaje esté empapado se hundirá y se ahogará.

Las ventanas son otro punto a mencionar, normalmente aprenden donde están y evitan chocarse contra ellas, recordemos que los pájaros no distinguen si están abiertas o no. Pero ante una situación que le asuste saldrá de repente volando y un golpe contra una ventana podría ser muy peligroso ya que podría provocarle una fractura en el mejor de los casos. Nuevamente ante la sospecha de alguna lesión deberemos acudir al veterinario.
Lo mejor es tapar las ventanas con las cortinas, además deberemos tener cuidado también con los espejos ya que tampoco los distinguirán en un momento así.

Y por último, vigilemos donde se meten, lo investigan todo y pueden acabar encajados detrás de un armario donde les resulte difícil o imposible salir.