30 oct. 2013

Libros

Si te gustan los agapornis no pueden faltar en tu estantería estos dos libros dedicados a ellos.

Del autor Dirk Van den Abeele

Sus títulos son "El inseparable o agapornis" y "Agapornis". Están escritos por Dirk Van den Abeele, un apasionado de las aves que desde niño ha estado investigando sobre todo lo que rodea a este animal, y así lo ha ido plasmando en sus libros.

El inseparable o agapornis consta de 64 páginas y en él encontrarás información sobre los cuidados, alimentación, comportamiento, salud...

En Agapornis también aparecen datos básicos pero el autor se ha centrado en las especies que existen, así como las subespecies. Se describen todas las mutaciones que existen de una forma comprensible, prestando atención a la genética y a los patrones de herencia. Uno de los libros más completos sobre este tema, con preciosas ilustraciones en sus 304 páginas.

Dos libros de compra casi obligada para cualquier amante de los agapornis.

16 oct. 2013

Dimorfismo sexual

Distinguir el sexo de nuestro agaporni no es fácil, para ello seguiremos algunos de estos métodos.
Cuando hablamos de dimorfismo sexual nos referimos a variaciones en la fisonomía externa entre machos y hembras de una misma clase.
Existen tres especies con las que podremos saber a simple vista si estamos ante un ejemplar de un sexo u otro.
He aquí una lista de ellas y una guía con las diferencias entre ambos géneros:

Agapornis Canus:

Agapornis Canus - El macho se encuentra en la parte superior

Esta es la más evidente de las tres. Mientras que el macho tiene la cabeza y el pecho grisaceos, la hembra tiene el plumaje de estas zonas verde.

Agapornis Taranta:

Agapornis Taranta - Hembra a la izquierda

La hembra tiene la cabeza totalmente verde, por otro lado, el macho tiene la frente y los anillos oculares rojizos.

Agapornis Pullarius:

Agapornis Pullarius - El macho se encuentra a la derecha

En el caso de los Pullarius, el macho tiene la parte frontal de la cara roja, terminando en una línea muy marcada. Sus plumas interiores son azules y las de la cola tienen un aro rojo y negro. La parte frontal de la cara de la hembra es anaranjada y termina en un fundido con el verde del resto de la cabeza.

14 oct. 2013

¿Es hembra o macho?

¿Hembra o macho?
Distinguir a simple vista si un agaporni es de un sexo u otro es una tarea bastante difícil.
Hay algunas diferencias entre ellos, pero sólo cuando se dispone de una cierta experiencia sabremos apreciarlas mejor.

  • Las hembras suelen ser más grandes que los machos.
  • La cabeza en ellas es más redondeada que en ellos.
  • El pico también es más ancho y de mayor tamaño en una hembra.
  • En el anillo ocular pasa lo mismo, será más grande en ellas.
  • Los huesos de la pelvis es lo que más se suele mirar para distinguirlos. Las hembras los tienen por regla general, más separados y redondeados que los machos, esto es así para que los huevos los puedan poner mejor. Piensa que puede darse el caso que los huesos pélvicos no se ensanchen hasta que ponga un huevo y por lo tanto al palparla podríamos pensar que es un macho. Dicho espacio suele permitir que un dedo quepa en hembras.
  • Una hembra es mucho más agresiva y territorial que un macho, tiene que defender su nido. Será la encargada de incubar los huevos y únicamente lo abandonará para alimentarse o hacer sus necesidades.
  • El nido será elaborado casi en su totalidad por una hembra, aunque no tiene por qué ser así siempre.
  • Ver un huevo en la jaula teniendo un sólo agaporni, sin dudas será hembra, aunque el huevo por lógica no estará fecundado. Si tenemos una pareja y vemos huevos, no tienen por qué ser necesariamente macho y hembra. Habrá que verificar si el huevo está fecundado para saberlo al 100%.

La única manera de saber casi con total seguridad el sexo de nuestras aves es haciendo una prueba de ADN.
En nuestro veterinario de exóticos podemos pedir que les hagan un análisis de sangre o plumas. También se puede realizar una pequeña operación donde se introduce una cámara para ver los órganos reproductores, pero teniendo en cuenta que hay otras opciones que no suponen ningún riesgo para el animal, este será el último recurso en el que pensar.

En internet hay sitios que ofrecen este servicio, nosotros seremos los encargados de arrancarle unas cuantas plumas al pájaro, mandarlas para que las examinen y en apenas unos días recibiremos la respuesta a nuestra duda.
Las plumas que usemos deberán ser quitadas en el momento de mandarlas, si no te ves capacitado para realizar esta tarea, opta por ir al veterinario aunque sea más caro.
Hay que sujetar al agaporni con firmeza pero sin hacerle daño y tirar de la pluma levemente. Nunca utilices para sexar al ave plumas que se le hayan caído ya que no aportan ninguna fiabilidad.
Ponte en contacto con el laboratorio al que vayas a mandarlas ya que te aconsejarán de dónde quitarlas, cómo enviarlas sin que se contaminen y puede que recibas un "kit" donde meterlas para mayor comodidad y seguridad.

Por último mencionar que hay algunas especies de agapornis con dimorfismo sexual (sólo con mirarlas sabremos el sexo), aunque no son muy comunes de encontrar.
Y que hay pollitos que nacen autosexados pero sólo ocurre en la especie Roseicolli.