12 oct. 2015

Mi agaporni se ha portado mal

Los agapornis, como cualquier loro, tienen comportamientos que no siempre nos resultan agradables, como picarnos o destrozar cosas que no deben.
Ante una situación como esta deberemos demostrar nuestro malestar al ave pero ante todo tendremos que comprender por qué lo hace.
Si nos pica puede que sea por llamar nuestra atención y reñirlo o enfadarnos con él no solucionará el problema. Por eso antes de "castigarlo" debemos pensar en si podemos poner algo de nuestra parte para evitar que vuelva a suceder.

A la hora de mostrar nuestro enfado jamás usaremos la violencia, nunca le pegues, no solo no solucionarás el problema sino que podrías provocar una tragedia. Los agapornis son muy frágiles y podrías llegar a matarlo por muy flojo que sea el golpe. Además terminarán con daños psicológicos que lo empeorarán todo.
Tampoco le castigues sin comer o beber, eso es tan cruel como pegarle.

Para que entienda que ha hecho algo mal, el castigo debe ser inmediato a su incorrecto comportamiento. Ponlo en tu mano y tras un breve y suave zarandeo, háblale en un tono de enfado pero sin llegar a chillarle. Las aves no relacionan los gritos con disgusto, lo pueden incluso confundir y pensar que es una forma de distracción.
Seguidamente mételo en su jaula unos 5 minutos para que comprenda que si se porta mal, acabará encerrado.

Si ves que el agaporni va a hacer algo que no debiera prueba a decirle un "NO" rotundo, usa siempre el mismo tono y la misma palabra para que aprenda que ante esa expresión, él debe cambiar su actitud.

Hay que ser constante para que el pájaro llegue a dejar de hacer esas cosas que no debemos permitir, pero no solo castigándole, también el refuerzo positivo ayuda mucho. Ante un buen comportamiento, un premio, seguro que una pizca de mijo hace mucho más que una riña por un picotazo.

Ah, y no guardes rencor a tu pequeño, no comprenderá por qué estás arisco y solo conseguirás que te aborrezca.

"Seré buena mami no te enfades"

8 ago. 2015

¿Va a poner un huevo?

Reconocer si nuestro agaporni va a poner un huevo es muy importante, sobre todo porque los agapornis debido a su pequeño tamaño son propensos a padecer distocia, retención del huevo.

Si vemos al ave que pasa mucho rato en el nido o en el suelo de la jaula (normalmente en una esquina), puede ser un síntoma de una posible puesta. Además puede recopilar trozos de papel o cualquier otro material que tenga a mano y le sea útil para hacer un nido.
También suelen estar bastante agresivas, subirán algo de peso y notaremos un abultamiento en la zona de la cloaca.

Abultamiento

Si tiene un macho como parejita, desde que se aparean hasta que ponen el huevo pueden pasar unos 10 días. Un agaporni llega a poner en cada nidada de 2 a 8 huevos, poniéndolos día sí, día no.
Igualmente una hembra que no tiene contacto con un macho puede llegar a poner huevos, aunque obviamente no estarán fecundados, a estos huevos se les llama huevos de celo.

Huevos de agaporni

Desde el momento en el que el abultamiento en la cloaca es visible si ves que pasan unos 3 días y el huevo no aparece, es momento de sospechar de una posible retención de huevo y hay que actuar cuanto antes o la vida del ave podría estar en peligro.
La hembra está apática, no se mueve, el abultamiento sigue en la cloaca, hay un exceso de peso importante... no te lo pienses y acude cuanto antes a un veterinario de exóticos para que confirme si estamos ante una distocia.
Varias pueden ser las causas de que esto ocurra, problemas en la musculatura del oviducto, una mala alimentación, falta de calcio, un huevo de gran tamaño, puestas continuas, estrés... El veterinario hará las pruebas oportunas y decidirá si hay que intervenir quirúrgicamente de urgencia o darle alguna medicación que le ayude a ponerlo de forma natural.

Para disminuir las posibilidades de que nuestro agaporni sufra una distocia es muy importante que lleve una dieta correcta, que tenga un aporte extra de calcio y que reciba luz directa solar para absorberlo bien.

Una hembra que está sola o en compañía de otros agapornis de su mismo sexo no tiene necesidad de estar poniendo huevos ya que le produce un desgaste absurdo que a la larga puede ser malo.
Si vemos que está en celo deberemos reducírselo para evitar que llegue a poner algún huevo. Un huevo que sabemos que está sin fecundar debemos igualmente dejárselo para que lo incube y retirarlo cuando veamos que pasa de él, de esta forma podemos llegar a evitar que le dé por poner otro.

También puede darse el caso que el huevo no llegue a calcificarse y lo reabsorba.

Para acabar la entrada os dejo este caso que tuvo que atender la clínica Dualvet donde un agaporni tuvo que ser intervenido para sacarle un huevo que no pudo poner por sí sola.
He vivido este problema con mi agaporni Nyah, pero afortunadamente no fue necesario intervenirla, le inyectaron calcio y fue suficiente para que el huevo saliera a las pocas horas.

Nyah y su huevo sin fecundar

2 ago. 2015

El celo

Se dice que un agaporni suele entrar en celo sobre su año de vida, pero esto no es siempre así, con meses ya pueden mostrar síntomas de celo.

Un macho en celo dará giros sobre sí mismo, se arrascará con ansia, regurgitará y se le oirá hacer un ruido peculiar con el pico.


Las hembras aparte del ruido del pico, se vuelven agresivas, chillan, y hacen una especie de "avioncito" para que las monten.


También les da, sobre todo a las hembras, por coger tiras de papel o de cualquier material que tengan a mano y enganchárselo en la cola para luego hacer un nido.


Normalmente suelen entrar en celo desde Septiembre hasta Mayo, época en la que crían, pero al estar en cautividad puede pasar en cualquier momento.
Si tienes una parejita macho-hembra y van a criar, hazlo con responsabilidad  para que todo vaya lo mejor posible. Pero si tienes una hembra sola o en pareja de otro agaporni de su mismo sexo, ten en cuenta que pueden haber huevos de celo. Será un desgaste físico para la hembra que podría perjudicarle su salud si se convierte en algo continuo, los huevos no estarán fecundados y deberemos tomar medidas para intentar reducir las puestas.

Huevo de agaporni

Disminuir el celo será la única opción para que no ponga estos huevos. Si notamos que nuestro agaporni empieza a mostrar síntomas de celo deberemos retirar cualquier accesorio que le incite a la puesta (nidos, sacos, cajitas...), tampoco deberá tener a su alcance material con el que pueda hacer un nido (hojas de palmera, ramitas, papel...). No ofrecerle germinados, evitar en la medida de lo posible mucho contacto físico por nuestra parte hacia ella, no dejar que monte ni que le monten su/s compañera/s (si la/s tuviera). Y reducirle las horas de luz, tapándole la jaula o dejando la habitación en la que esté poco iluminada para que pase más horas de lo habitual a oscuras.

Reducir el celo no es fácil y además no siempre se consigue evitar que ponga estos huevos que no están fecundados, pero debemos poner todo nuestro empeño porque el desgaste físico es brutal y como digo, no tiene sentido someterla a eso si no hay pollito.

3 may. 2015

Palos de madera

Los agapornis son destructores por naturaleza, por ello cualquier cosa que encuentran lo acaban rompiendo. Dales estos palos de madera cuando salgan fuera de la jaula y los tendrás distraídos.

Palitos de madera

Aunque los palos llevan colorante, no es tóxico, eso sí, les teñirá la lengua y la comisura del pico. Miden 10,5 centímetros de largo y 1 centímetro en su parte más ancha.
El pack incluye 14 palitos de madera de varios colores y cuesta 3,99€.
*Actualizo esta entrada con un nuevo enlace de unos palitos similares, puesto que los que aparecen en el vídeo ya no están a la venta.

1 may. 2015

Controla su peso

El peso de nuestro agaporni nos puede indicar que están gorditos o por el contrario que les falta subir unos cuantos gramos, pero también un cambio brusco tanto hacia arriba como hacia abajo, nos puede hacer sospechar de que algo no marche bien y haya alguna enfermedad por medio. Bajar o subir 5 gramos o más en pocos días, ya es señal de preocupación.
Ten en cuenta que si es una hembra que está a punto de poner un huevo, es normal que engorde algún gramo.

Cuando son pollitos y los estamos alimentando con papilla es muy importante pesarlos a diario para confirmar que no bajan de peso.

Ya de adultos no es necesario estar pendientes de su peso tan a menudo, pero sí que es recomendable hacerlo de vez en cuando para llevar un control. En esta otra entrada ya comentamos cuánto puede llegar a pesar un agaporni, siempre teniendo en cuenta varios factores, sobre todo la especie.

Nosotros pesamos a Jill y Nyah una vez a la semana, en una báscula de cocina. Suelen quedarse quietas el suficiente tiempo como para que nos dé tiempo a ver su peso. Si tu pequeñajo te lo pone difícil siempre puedes oscurecer un poco la habitación, no tienen buena visibilidad en estas condiciones y no se moverán tanto o bien recurrir a envolverlo con un trapo.
Si optas por esta segunda opción ten en cuenta que primero debes pesar el trapo, con él dentro de la báscula ponerla a 0, luego quitar el trapo y envolver lo mejor posible al pájaro para que no escape fácilmente. De este modo la báscula nos mostrará únicamente el peso exacto del agaporni sin tener en cuenta el peso del trapo.

En este vídeo salen mis pequeñajas subiéndose a la báscula, normalmente se muestran colaboradoras y se quedan quietecitas en ella.

16 abr. 2015

Cómo cogerles para revisar o medicar

Si tenemos que revisar o medicar a nuestro agaporni nos vendrá bien aprender a cogerlo de forma que no se revuelva. La mejor manera es poniendo el dedo pulgar y el índice alrededor del cuello, bajo la mandíbula. Con esta maniobra evitaremos que el ave pueda girar la cabeza y por lo tanto no podrá picarnos la mano. Aparte de evitar que nos pique, si lo que queremos es medicarle no podrá escupir la medicina ya que si no les gusta, suelen sacudir la cabeza echando a perder el medicamento.
Deberemos hacer la suficiente fuerza para que no escape pero tendremos la precaución de no apretar tanto que podamos acabar ahogando al animal.
Con el resto de la mano apoyaremos y sujetaremos el cuerpo del pájaro.

Es importante que tengamos en cuenta que al ir a cogerlo si lo hacemos directamente con la mano, acabará por temerla cada vez que la vea ya que se pensará que siempre iremos con intención de cogerle. Por eso usaremos un papel, así impediremos que el agaporni vea nuestra mano y además no dañaremos su plumaje. También podemos utilizar una toalla, aunque si es muy gruesa no notaremos bien la presión que realizamos.
Si la habitación la dejamos a oscuras facilitaremos la tarea de cogerlo ya que no tienen buena visibilidad en esas condiciones.

En el siguiente vídeo aparece nuestra agaporni Nyah, aprovechando una de sus revisiones en Dualvet, su veterinaria Sarai muestra lo explicado anteriormente. Gracias por permitirnos grabarlo.

14 abr. 2015

Dualvet


Logo de Dualvet
Dualvet es una clínica veterinaria de animales exóticos situada en Barcelona, exactamente en Santa Coloma de Gramenet, en la Avenida de la Pallaresa 101, Local 1. Además también tienen una veterinaria especializada en perros y gatos.

Dirigida por Sarai Ortiz y Patricia Ortiz, dos hermanas con años de experiencia a sus espaldas, la clínica dispone de servicio de radiografía y ecografía, realizan analíticas... Si tus agapornis necesitan una revisión, les toca desparasitarse o requieren atención médica no dudes en acudir a ellas.

Aunque ya la conocíamos de antes, Sarai es la que ha estado tratando a nuestras mascotas en estos siete meses que Dualvet lleva abierto y la experiencia no podría ser mejor, pues no sólo trata a los animales con cariño, que siempre se agradece, sino que su dedicación y profesionalidad son excelentes.

También disponen de una amplia sección de tienda donde venden desde accesorios a productos de alimentación para cualquier tipo de animal.

Para conocerles mejor visita su página web, facebook o twitter. Y si necesitas acudir a la clínica puedes ponerte en contacto con Dualvet a través del número de teléfono 930 133 045 o llamar al móvil de urgencias 24 horas 688 362 669. O escribirles a su e-mail info@dualvet.com.

Su horario es de Lunes a Viernes de 10:00 a 20:00 horas y los Sábados de 10:00 a 13:30 horas.
Tienen párking para clientes y si acudes en transporte público la línea 9 del metro es la que más cerca te dejará, en la parada Singuerlín.

Entrada de Dualvet

30 mar. 2015

Test nº1

Sencillas preguntas en torno a nuestros coloridos agapornis, a ver si aciertas las 10.


Son muy facilitas

22 mar. 2015

Híbridos

Cuando decimos que un agaporni es híbrido nos referimos a que es el resultado del cruce de dos especies distintas de las 9 que hay. Hay que tener cuidado porque por culpa de esto podrían llegar a desaparecer las especies puras ya que la mayoría de híbridos son estériles.

Conocer cómo son las especies en su forma pura nos ayudará a saber si nuestro ejemplar es un híbrido o no, aunque no siempre es fácil de detectar. Como ejemplo tomaré a mi agaporni Jill, ella es híbrido de "Personata" y "Fischer". En la siguiente imagen vemos cómo es un "Personata" puro.

Personata azul puro

Si nos fijamos en Jill bien podríamos decir que es un "Personata" pero su cara gris en vez de negra nos revela que estamos ante un híbrido mezcla de "Personata-Fischer" como decía anteriormente.

Híbrido Personata-Fischer

El híbrido entre estas dos especies suele ser el más habitual, a continuación vemos bajo estas líneas otro ejemplo.

Híbrido Personata-Fischer

Algo que también debería importarnos no es sólo saber si es un híbrido, es saber si es fértil o estéril ya que como decía al principio de la entrada no todos los cruces pueden llegar a tener descendencia.
Cruzar especies con anillo ocular (Nigrigenis, Personata, Lilianae y Fischer) dará como resultado crías híbridos fértiles.
Cruzar especies sin anillo ocular (Canus, Roseicollis, Tarantus, Pullarius y Swinderniana) dará como resultado híbridos fértiles.
En cambio cuando juntamos especies con anillo ocular con otras que no lo tengan es cuando las crías serán híbridos estériles. No quiere decir que no podrán poner huevos, sino que éstos no estarán fecundados.

A la izquierda anillo ocular, a la derecha agaporni sin anillo

El mundo de los híbridos es bastante complejo y sólo las personas más experimentadas sabrán detectar al 100% si un ejemplar lo es o no. Además hay que tener en cuenta que si adquieres un pollito, al no tener aún su plumaje definido puede que nos sea difícil saber si estamos ante un híbrido.

8 mar. 2015

La coccidiosis

Que no tenga contacto directo con las heces
La coccidiosis es una enfermedad parasitaria que suele afectar sobre todo a aves jóvenes, aunque pájaros adultos también pueden padecerla.
Dicha enfermedad afecta principalmente a los intestinos, donde unos parásitos llamados coccidios provocan una serie de síntomas que pueden ser más o menos graves dependiendo del grado de afección.

En casos agudos las cacas pueden llegar a ser sanguinolentas, hay diarrea, vómitos, embolamiento y el pájaro tiene mucha sed.
Si el caso es subagudo notaremos un adelgazamiento progresivo, sangre en las cacas, diarrea y embolamiento.
Cuando se convierte en algo crónico el animal come y bebe más de lo normal y aún así no sube de peso, también hay diarrea pero no es el síntoma más común en este caso.

La coccidiosis se puede transmitir por contacto directo con cacas infectadas y por una mala higiene en jaulas o voladeras donde hayan restos de cacas con coccidios, las cacas se secan convirtiéndose en polvo y debido al aleteo de los pájaros respiran dicho polvo o contaminan la comida provocando el contagio. El periodo de incubación de la enfermedad es de unos 12 días.

Ante la presencia de los síntomas anteriormente mencionados deberemos acudir cuanto antes a un veterinario de exóticos, tomará una muestra de las cacas si tiene la sospecha de que estemos ante una coccidiosis y si se confirma pondrá el tratamiento adecuado que suele consistir en el uso de sulfamidas.
Hay que tener en cuenta que la utilización de estos medicamentos elimina la vitamina K (tiene una función antihemorrágica) del organismo, por lo tanto será necesario administrarla con el fin de evitar hemorragias.

Es muy importante que actuemos con rapidez si sospechamos de coccidiosis sobre todo si se trata de un ave joven ya que pueden deshidratarse en cuestión de horas y morir.

Una correcta higiene nos evitará disgustos, el agua del bebedero debe ser cambiada a diario, limpiar la jaula/voladera a menudo sobre todo si hace calor o hay humedad, ya que dichos ambientes ayudan a que los coccidios se propaguen con mayor rapidez.
Usar rejillas para que el agaporni no tenga contacto directo con las cacas es otra manera de evitar la enfermedad.
Y si adquirimos un nuevo pájaro lo someteremos a una cuarentena antes de juntarlo con el resto.

10 ene. 2015

Quitar la anilla del ave

La anilla del agaporni nos aporta información, la identidad del criador, el año de nacimiento del ave y el número de ejemplar.

Si por casualidad el agaporni se nos escapa que lleven esos datos en la anilla tampoco nos sirve de mucho porque no es como el chip que suele usarse en perros, no están nuestros datos y por lo tanto si alguien se lo encontrase no podría ponerse en contacto con nosotros.

Cuando compramos a Nyah y Jill venían anilladas y en su primera revisión veterinaria nos recomendaron quitarles las anillas porque resultaba más perjudicial que las tuvieran que los beneficios que aportan.
Nos comentaron que si en un futuro tenían algún problema en sus patitas, el hecho de llevar la anilla podría ser un hándicap, si por ejemplo se les hinchase una pata la anilla sólo serviría para complicarlo todo, incluso podría acabar con la amputación del miembro.
Así que no nos lo pensamos y dejamos que se las quitaran, este procedimiento siempre es mejor que lo haga un veterinario de exóticos ya que tiene la experiencia y la herramienta necesaria para no dañar al ave.

Con esta entrada no pretendo decir que sea obligado quitarle la anilla a nuestro agaporni, sólo aportar la experiencia propia, cada uno es libre de decidir si dejarla o no.

Nyah anillada