8 ago. 2015

¿Va a poner un huevo?

Reconocer si nuestro agaporni va a poner un huevo es muy importante, sobre todo porque los agapornis debido a su pequeño tamaño son propensos a padecer distocia, retención del huevo.

Si vemos al ave que pasa mucho rato en el nido o en el suelo de la jaula (normalmente en una esquina), puede ser un síntoma de una posible puesta. Además puede recopilar trozos de papel o cualquier otro material que tenga a mano y le sea útil para hacer un nido.
También suelen estar bastante agresivas, subirán algo de peso y notaremos un abultamiento en la zona de la cloaca.

Abultamiento

Si tiene un macho como parejita, desde que se aparean hasta que ponen el huevo pueden pasar unos 10 días. Un agaporni llega a poner en cada nidada de 2 a 8 huevos, poniéndolos día sí, día no.
Igualmente una hembra que no tiene contacto con un macho puede llegar a poner huevos, aunque obviamente no estarán fecundados, a estos huevos se les llama huevos de celo.

Huevos de agaporni

Desde el momento en el que el abultamiento en la cloaca es visible si ves que pasan unos 3 días y el huevo no aparece, es momento de sospechar de una posible retención de huevo y hay que actuar cuanto antes o la vida del ave podría estar en peligro.
La hembra está apática, no se mueve, el abultamiento sigue en la cloaca, hay un exceso de peso importante... no te lo pienses y acude cuanto antes a un veterinario de exóticos para que confirme si estamos ante una distocia.
Varias pueden ser las causas de que esto ocurra, problemas en la musculatura del oviducto, una mala alimentación, falta de calcio, un huevo de gran tamaño, puestas continuas, estrés... El veterinario hará las pruebas oportunas y decidirá si hay que intervenir quirúrgicamente de urgencia o darle alguna medicación que le ayude a ponerlo de forma natural.

Para disminuir las posibilidades de que nuestro agaporni sufra una distocia es muy importante que lleve una dieta correcta, que tenga un aporte extra de calcio y que reciba luz directa solar para absorberlo bien.

Una hembra que está sola o en compañía de otros agapornis de su mismo sexo no tiene necesidad de estar poniendo huevos ya que le produce un desgaste absurdo que a la larga puede ser malo.
Si vemos que está en celo deberemos reducírselo para evitar que llegue a poner algún huevo. Un huevo que sabemos que está sin fecundar debemos igualmente dejárselo para que lo incube y retirarlo cuando veamos que pasa de él, de esta forma podemos llegar a evitar que le dé por poner otro.

También puede darse el caso que el huevo no llegue a calcificarse y lo reabsorba.

Para acabar la entrada os dejo este caso que tuvo que atender la clínica Dualvet donde un agaporni tuvo que ser intervenido para sacarle un huevo que no pudo poner por sí sola.
He vivido este problema con mi agaporni Nyah, pero afortunadamente no fue necesario intervenirla, le inyectaron calcio y fue suficiente para que el huevo saliera a las pocas horas.

Nyah y su huevo sin fecundar

2 ago. 2015

El celo

Se dice que un agaporni suele entrar en celo sobre su año de vida, pero esto no es siempre así, con meses ya pueden mostrar síntomas de celo.

Un macho en celo dará giros sobre sí mismo, se arrascará con ansia, regurgitará y se le oirá hacer un ruido peculiar con el pico.


Las hembras aparte del ruido del pico, se vuelven agresivas, chillan, y hacen una especie de "avioncito" para que las monten.


También les da, sobre todo a las hembras, por coger tiras de papel o de cualquier material que tengan a mano y enganchárselo en la cola para luego hacer un nido.


Normalmente suelen entrar en celo desde Septiembre hasta Mayo, época en la que crían, pero al estar en cautividad puede pasar en cualquier momento.
Si tienes una parejita macho-hembra y van a criar, hazlo con responsabilidad  para que todo vaya lo mejor posible. Pero si tienes una hembra sola o en pareja de otro agaporni de su mismo sexo, ten en cuenta que pueden haber huevos de celo. Será un desgaste físico para la hembra que podría perjudicarle su salud si se convierte en algo continuo, los huevos no estarán fecundados y deberemos tomar medidas para intentar reducir las puestas.

Huevo de agaporni

Disminuir el celo será la única opción para que no ponga estos huevos. Si notamos que nuestro agaporni empieza a mostrar síntomas de celo deberemos retirar cualquier accesorio que le incite a la puesta (nidos, sacos, cajitas...), tampoco deberá tener a su alcance material con el que pueda hacer un nido (hojas de palmera, ramitas, papel...). No ofrecerle germinados, evitar en la medida de lo posible mucho contacto físico por nuestra parte hacia ella, no dejar que monte ni que le monten su/s compañera/s (si la/s tuviera). Y reducirle las horas de luz, tapándole la jaula o dejando la habitación en la que esté poco iluminada para que pase más horas de lo habitual a oscuras.

Reducir el celo no es fácil y además no siempre se consigue evitar que ponga estos huevos que no están fecundados, pero debemos poner todo nuestro empeño porque el desgaste físico es brutal y como digo, no tiene sentido someterla a eso si no hay pollito.