24 mar. 2016

Cuidado con las pipas

No abuses de las pipas
Es importante darle una dieta adecuada al agaporni, su salud depende en gran medida de ello. A veces no es fácil que acepten nuevos alimentos y con tal de no dejarles sin comer vamos a lo seguro ofreciéndole semillas y en gran medida pipas que no suelen rechazar.
Sin quererlo estamos poniendo en peligro su salud, no digo que por darle unas pocas pipas se vaya a poner enfermo, pero sí que estamos perjudicándole.

Suelen gustarles mucho y siempre van a preferirlas a cualquier otra cosa, por lo tanto pueden llegar a negarse a comer lo que les conviene y nos veremos "obligados" a darles más pipas ya que pensaremos que es mejor eso a que no coman nada. Entonces sí que estaremos ante un gran problema porque las pipas a la larga son muy malas para su organismo.
Las pipas de girasol tienen mucha grasa y algunos de sus oligoelementos y minerales (hierro, magnesio, sodio, selenio...) en exceso son nocivos.

¿Qué pasa si tu agaporni come muchas pipas al día o tiene una dieta exclusivamente de ellas?
Acabará con problemas hepáticos y/o renales. Será obeso y tendrá riesgo de daño cardiovascular y de una mala respiración. Tendrá carencia de vitamina A y calcio, lo que se traduce principalmente en infertilidad o debilidad ósea y muscular. Todos esos problemas de salud le pueden provocar, además, picaje.

Como ves es muy importante limitar su consumo y darlas únicamente como premio para recompensarle en momentos puntuales o para darle un caprichito.

Si estás empapillando un pollito y vas a hacer el cambio a comida sólida, en esta guía verás cómo hacerlo para que se habitúe a los nuevos alimentos.
Si por el contrario, tu agaporni, se ha acostumbrado a comer pipas a diario o solo come eso, en esta otra entrada verás cómo cambiarle la dieta a una sana.
Recuerda siempre que es fundamental hacer de forma gradual cualquier cambio de alimentación.